Mi nombre es Camila Sanhueza; mi profesión, ingeniera en prevención de riesgos y periodista. Me he dedicado durante años a eventos de moda, desfilando en diferentes shows en la semana de la moda de New York, París y Madrid, durante los últimos años. He tenido participación en diferentes programas de televisión; matinales, lates, informativos, entre otros. Me he desarrollado como comunicadora de seguridad y actualmente estoy estudiando actuación.

Y hoy, como muchos de nosotros, me encuentro en casa, en mi Chile, con un año muy distinto al planeado.

El Corona Virus se ha propagado por el mundo y el recuento definitivo aún está por verse. Pero más allá de la salud, la enfermedad trae diversos efectos: pérdidas de vidas humanas, sí, pero también daños económicos y sociales.

Hoy, la pandemia causada por el virus SARS-Cov-2 es la más reciente angustia. Nos hemos encontrado con un escenario para el que ninguna sociedad estaba preparada. Y esta misma situación ha evidenciado que el mundo necesita un cambio.

Muchas y diversas industrias son las afectadas. Y una de estas, sin duda, es la de la moda.

digitalización modadigital moda

Con la paralización de todo lo físico, las ventas han bajado preocupantemente. Sí, es cierto, las compras on line han aumentado. Pero aun sigue siendo incomparable un canal con el otro.

Después de lo que está ocurriendo, el obligado confinamiento ha evidenciado que debemos reestructurarnos como personas, como sociedad y como intervinientes en una industria siempre floreciente.

Sin duda la industria textil, nuestra industria, debe ser un modelo de negocio más racionalizado y sostenible, ya que se encuentra dentro de las más contaminantes del mundo. 

Lo que ha ocurrido nos deja como propósito el reducir el impacto medioambiental de la industria. Debemos buscar un sistema sostenible y amigable para la población, el medioambiente, la industria y la economía.

Con un ciclo de producción detenido por el COVID, el teletrabajo es una realidad, y se ha producido un cambio de tendencia en la forma de comunicarnos y para las marcas esta debe ser directa con sus consumidores y clientes.

Por esta razón, hoy los canales digitales son elementales. La comunicación es instantánea, las marcas apuestan por campañas caseras, donde sus clientes e influencers son los protagonistas.

Hoy la digitalización es prioridad, vivimos en un mundo conectado y globalizado, donde las tecnología tienen un rol fundamental en la vida diaria y en los negocios. Esta crisis es la oportunidad para generar innovación en las industrias, también en la nuestra.

¿Cómo será la industria de la moda del futuro? El tiempo lo dirá, pero resulta fundamental tener muy en cuenta el actual impacto medioambiental, la nueva forma de comunicar, la innovación, frente a esta nueva realidad, que ha ido replanteando nuestras necesidades e intereses. Es un nuevo reto, un desafío apasionante para muchos de nosotros.