Por Canela Fernández Neil 

La pandemia hizo que todos tuviésemos que frenar el frenesí con el que vivíamos, no quedaba otra opción, las restricciones parecían suceder de un segundo al otro y no estábamos preparados para tal cosa. El mundo entero se vio atravesado por el ya tan mencionado  COVID-19. El aislamiento y distancia, y más adelante, el dolor y sufrimiento, empezarían a ser los partícipes de nuestras vidas. Sin lugar a dudas, esto provocaría cambios en los paradigmas a través de los que veíamos el mundo, y en consecuencia, tampoco seríamos el mismo tipo de consumidores. Si percibimos de una manera diferente lo que nos rodea, inequívocamente, elegiremos vivir de manera distinta, nuestras prioridades cambiarán, y también nuestros hábitos de consumo.

amor
Marcelo Rangel

     El 2020 fue el año en el que presionamos reset, y podría decirse que ya en 2021 pusimos play, reiniciando la historia del planeta entero. Esto no implica que ya no haya incertidumbre, sino, de hecho, esa es la nueva realidad con la que debemos convivir, ya no se puede hablar del largo y muy largo plazo. Aún así, todos estamos mostrando previsibilidad en nuestra conducta, y WGSN nos mira distante para comenzar a notar las tendencias con las que consumiremos en los próximos años. De esa manera, le quitará algo de incertidumbre al futuro y le dará bases y oportunidades a las empresas y marcas para que sepan los modelos que funcionarán y así, desde aquí  y ahora, empezar a prepararse para lo que se viene. Aprovechar las puertas que se abren y poner todos los recursos humanos a trabajar para tal finalidad y así adelantarse a la competencia.

   [“El Consumidor del Futuro 2023 es parte de una serie de reportajes sobre estrategia de negocio que subrayan lo que hay que hacer hoy mismo para anticiparse y ofrecer los productos que la población demandará de aquí en adelante”]. En el informe, la empresa global por excelencia para el desarrollo de informes de tendencias ve más allá de las conductas de consumo y se mete en lo que le pasa a las personas, lo que rodea su vida, de dónde vienen esas conductas y así clasifica a los: Previsores, Nuevos Románticos, Inconformistas y Dinamizadores.

Los Previsores

diversidad

 [“La fatiga emocional, la incertidumbre económica y la noción distorsionada del tiempo han hecho mella en Los Previsores. Este grupo cauto desea estabilidad y seguridad y solo pueden lidiar con una interferencia óptima”].

   La estrategia para apuntar a estos consumidores es presentar [“… innovaciones de retail como la tecnología de relleno de productos en tienda; el retail bajo pedido, en preventa y por suscripción; los programas de entregas semanales, y los nuevos modelos de descuento y fidelización”].

Los Nuevos Románticos

amistad

 [“El aumento de la carga laboral y una profunda necesidad de reconectar con sus emociones son los impulsores de los Nuevos Románticos, un grupo que está redefiniendo el sentimiento colectivo. Tome como referencia la migración de la ciudad al campo, la nueva realidad del teletrabajo y la idea renovada de la comunidad local”].

   La estrategia para acercarse a estas personas es la creación de [“… productos, servicios e iniciativas que ayuden a la población a crear lazos emocionales más fuertes con sus mundos internos y externos. Apueste por los materiales naturales y cree productos sostenibles que ofrezcan un momento sensorial, fomenten la creación de rituales de uso y mejoren el bienestar”].

Los Inconformistas

familia

 [“Motivados por la ira de 2020 y la falta de asistencia institucional y gubernamental, este grupo de activistas recurre a la tecnología y a sus compañeros para reconstruir un mundo mejor. En 2023, la “cultura de la cancelación” evolucionará para centrarse en la diversidad, pues los Inconformistas apoyan a las compañías y comunidades en este espacio”].

   En cuanto a la estrategia para alcanzarlos, [“Céntrese en llamar a la acción, el progreso continuo y el cambio a largo plazo genuino. Desarrolle productos transculturales, incorpore la sabiduría indígena, asegúrese de que su cadena de suministro sea ética, sea transparente y atraiga a los consumidores con modelos de inversión directa”].

Los Dinamizadores

consumidor

 [“La flexibilidad cognitiva de este grupo propicia que sean muy resilientes. Multidimensional, polifacético y siempre involucrado en múltiples tareas a la vez, este grupo busca emociones fuertes, absorbe nuevos estímulos neuronales y busca momentos sumamente sensoriales, lo que dará lugar a la siguiente ola de profesiones mixtas”].

   Como estrategia para lograr llegar a ellos [“Invierta en experiencias innovadoras, aventuras virtuales y mundos mixtos. Explore el retail gamificado, el e-commerce interactivo, los mercados del metauniverso y los nuevos reinos del tercer espacio donde los consumidores se comunican, juegan, compran, aprenden y trabajan”].

  

WGSN nos habla del cambio en el pensamiento de las personas, cuál es su rumbo y en consecuencia, hacia dónde deben ir las empresas en cada área: la responsabilidad social y empresaria, la demanda, el retail, la producción, los fabricantes, las relaciones públicas, etc. Es cierto también que en el contexto actual no es fácil aplicar medidas dos años antes, que si bien entendemos hacia dónde nos llevan, no podremos ver los verdaderos resultados en el muy corto plazo. Pero el anticiparse en momentos de tantos cambios e incertidumbre es lo que asegurará el éxito. Pues, no se puede ser un pionero o referente si no se actúa primero y no luego que todos lo hayan hecho.

   Más allá de lo que nos expresa sobre los consumidores, el informe mencionado, nos devela que hay un porvenir y nos da optimismo. Nos permite entender que con la debida planificación, flexibilidad y la mente bien predispuesta y  abierta al cambio, es posible continuar y crecer. Pararse en el hoy para desarrollar estrategias y acciones que darán frutos en el futuro. 

Fuente: El Consumidor del Futuro 2023 – WGSN