Con un nombre que evoca el milagro bíblico de las Bodas de Canà, la firma venezolana se inspira en las mujeres. En los diferentes tipos de cuerpo, en sus alturas, en sus tonos de piel, en sus gustos y sus necesidades; en cómo les gusta verse o en cómo les gustaría vestir una prenda.  

Su máxima es hacer sentir bien a quien lleve sus creaciones. 

Volúmenes evocadores, texturas ricas, colores vibrantes… así es el universo Canà.