Una marca que huele a Mediterráneo, una marca de piezas únicas, una marca con alma y que  cuenta historias a través de sus joyas…  

Observando sus joyas podemos detectar influencias del mundo gráfico que consigue unir en  perfecta harmonía con texturas y formas orgánicas. El Mediterráneo y su isla bonita –  Mallorca – son su mayor fuente de inspiración. “No sabría decir concretamente en qué me inspiro;  observo continuamente, me fijo en pequeños detalles y momentos; y de repente veo una posible  pieza. Suelo plasmarlo en papel y luego empiezo a experimentar con el metal.”  Una de las características que identifica a la marca es que toda la producción se realiza en la isla  fomentando así la artesanía local. Mica diseña todas las piezas y ella junto a su taller las crean.